Captación de agua pluvial

El agua es el líquido vital por naturaleza, ha sido un recurso determinante para la evolución tanto de especies vegetales como animales, el hombre en su transición de nómada a sedentario ha procurado siempre establecerse en las inmediaciones de los ríos, manantiales, lagos y otras fuentes de abastecimiento, así, a lo largo de su historia ha tenido que afrontar el problema del abasto del agua, pues resulta imperante la presencia de éste líquido para el desarrollo de sus actividades cotidianas.

 

De igual forma, está resulta peligrosa en exceso, tal es el caso de las grandes inundaciones y catástrofes relacionadas con los fenómenos hidrometeorológicos, desde las grandes sequías e incendios forestales hasta las devastadoras inundaciones y grandes huracanes. Hemos considerado al agua como un recurso inagotable por su fácil obtención en los ríos, lagos y manantiales, pero con el avance de la civilización ya no ha sido necesario que el hombre se estableciera cerca de estos sitios, pues implementó técnicas para excavar pozos hasta encontrar el agua del subsuelo para abastecerse.

 

A pesar de que los sistemas de captación del agua de lluvia son una importante fuente de abastecimiento, no han sido adoptados por todas las civilizaciones, cito México y el Estado de Veracruz en donde a esos sistemas se les ha dado muy poco uso. Es importante fortalecer el aprovechamiento asombroso que genera para cubrir nuestras necesidades cotidianas además del volumen de agua que dejamos de adquirir o demandar del sistema de la Comisión Municipal Agua Potable del que se trate, además del recurso económico que podemos ahorrar y el gran beneficio ambiental que conlleva.

 

En resumen, un sistema de captación de agua pluvial es un método ancestral que se ha aplicado en diferentes épocas y culturas alrededor del mundo, se ha convertido también en una manera fácil y segura de obtener agua limpia para consumo humano, agrícola o animal, en estados como el nuestro, con una precipitación media alta a nivel nacional, se vuelve altamente rentable.

 

De manera general se trata de captar, interceptar o colectar el agua proveniente de la lluvia en un tanque o depósito para su posterior aprovechamiento o uso en sustitución del agua potable de la red municipal, para su óptimo aprovechamiento se debe filtrar el agua por medio de cualquier mineral como arena, grava, carbón activado, zeolitas o arenas sílicas y una vez filtrado se debe aplicar un desinfectante siendo el más adecuado por su bajo costo y fácil manejo el hipoclorito de sodio o mejor conocido como cloro.

 

Por citar un ejemplo, la ciudad de Xalapa, Veracruz tiene una precipitación pluvial media anual de 1500 milímetros, es decir, 1500 litros de agua por metro cuadrado de superficie, lo que nos permite captar en una azotea de 100m2 el equivalente a 150,000 litros de agua por año, casi la mitad del total del agua que gasta una familia mexicana promedio compuesta por cinco personas.

 

Los sistemas de captación de agua de lluvia representan una opción tecnológica sencilla, económica y ecológica para abastecer la gran demanda del consumo humano para uso doméstico, industrial y agrícola, sin duda su implementación puede resolver en gran parte los problemas de desabasto que sufrimos actualmente.

 

Cuando proponemos el sistema de captación de agua pluvial hablamos del aprovechamiento extraordinario que esto genera de nuestros recursos naturales y de las eco-tecnologías a disposición de todos los habitantes de este gran ciudad.

 

Su implementación se traduce en el ahorro de dinero y el subsecuente beneficio ambiental, ¡Juntos Podemos lograrlo!